Captación de lluvia puede convertirse en aliada del medio ambiente

La escasez de agua es la condición en la que la demanda de este recurso no puede ser satisfecha o a la calidad del recurso, así lo define la Unesco; para las personas esto implica que no podrán beber agua, que no tendrán cómo bañarse, como lavar su ropa, y tampoco cómo cocinar los alimentos; para las industrias implica que no podrán trabajar; es decir desde cualquier punto de vista es un problema grave.

Pero también las lluvias torrenciales, donde cae una enorme cantidad de agua en pocos días, también representan un reto porque en los suelos urbanos donde hay pocas superficies de absorción, la filtración del agua es poca y el riesgo de inundaciones alto.

Lea: “El futuro de los centros comerciales”

En los esfuerzos por hacer un uso más eficiente del recurso disponible, y combatir los efectos del cambio climático, la cosecha o captación de agua se vuelve un aliado de mucha utilidad; aunque suene muy complejo, la realidad es que es un proceso sencillo que con los materiales y la asesoría correcta puede convertirse en una ventaja.

“Esta práctica consiste en almacenar el agua de lluvia, para evitar que cuando éstas sean muy abundantes, las alcantarillas colapsen, con el objetivo de disminuir el riesgo de inundaciones de nuestras ciudades”, indicó Jorge Jean, Director de Marketing Territorio México y Centroamérica de Amanco Wavin.

Esta solución permite que el recurso de agua de lluvia captado se utilice en labores de limpieza de hogares u oficinas, riego de plantas, lavado de carros, uso para servicios sanitarios, etc.; liberando para consumo humano el agua potable; otro recurso que es invaluable y al que muchas personas no tienen acceso o tienen un acceso limitado; o en entornos donde aún esta práctica no es tan conocida, permite, al menos, almacenar el agua e irla liberando en cantidades controladas durante varios días de manera que el riesgo de inundación se disminuya.

Además: “Reino Unido financiará proyectos de construcción en Centroamérica”

Para otro tipo de necesidades, Amanco Wavin ha generado otras soluciones, tales como el desarrollo de reservatorios, que son depósitos abiertos que tienen como fin la recolección o almacenaje de volúmenes mayores del recurso hídrico pluvial. También desarrolló los sistemas de captación Novafort, esta solución consiste en recolectar las aguas pluviales de edificios de uso industrial y áreas de parqueos, para desfogar el agua de manera controlada. 

En Costa Rica existen varios proyectos en lo que se han instalado las soluciones Aquacell y Novafort, por ejemplo, uno de ellos tiene una capacidad de almacenamiento de alrededor de 4,000,000 de litros, que son captados de la lluvia y luego son liberados de manera controlada, para evitar inundaciones en los alrededores. Eurohogar San Martín, Mas x Menos en Tres Ríos, y Grupo Singe en Heredia son algunos de los inmuebles que actualmente se benefician de esta solución.

#agua #Captación #Llucias #medioambiente