top of page

Geosintéticos y sistemas para estabilización de suelos: ¿Cómo seleccionar la mejor solución?

Actualizado: 20 jul 2023

  • Dentro de los principales desafíos asociados al uso de los geosintéticos en la construcción está superar paradigmas sobre métodos tradicionales que no consideren la implementación de tecnologías modernas.



Por: Malka Mekler malka.mekler@connectab2b.com


Los geosintéticos están compuestos de materiales como tejidos, láminas, geomallas y geotextiles, que se utilizan en aplicaciones geotécnicas para mejorar las propiedades del suelo y de las estructuras construidas sobre él. Éstos se utilizan para diversas funciones, como la separación de capas de suelo, la filtración de líquidos y gases, la protección de la erosión, el refuerzo y la estabilización de suelos.


Por su parte, los sistemas para estabilización de suelos son técnicas y materiales utilizados para mejorar la estabilidad de un suelo y prevenir la erosión. Los sistemas para estabilización de suelos incluyen técnicas de refuerzo del suelo, como la instalación de geosintéticos, la compactación del suelo, la estabilización química y la estabilización mecánica. También pueden incluir el uso de vegetación para la protección de la superficie del suelo y la prevención de la erosión.


Papel en el desarrollo de suelos actuales

En general, los geosintéticos y los sistemas para estabilización de suelos se utilizan para mejorar la calidad del suelo y la estabilidad de las estructuras construidas sobre él. Estas técnicas son utilizadas en una amplia variedad de aplicaciones, como la construcción de carreteras, puentes, presas, diques, túneles, aeropuertos y otras infraestructuras.



Sin lugar a dudas, estos son fundamentales para el desarrollo de proyectos debido a su durabilidad, facilidad de instalación y costo. Es por esto que han reemplazado a los materiales que tradicionalmente se utilizaban para este propósito, de acuerdo con Omar Leonardo Torres, director del Área Técnica Geomatrix, este tipo de sistemas tiene el gran beneficio de reducir el impacto ambiental y la huella de carbono asociada a los proceso de explotación y transporte de agregados pétreos.




Por su parte, Mario Villegas, director técnico de Geocon, indicó que los geosintéticos son una tecnología que aporta ingeniería de valor a los proyectos. Resalta que la experiencia ha demostrado que estos pueden ser implementados con éxito para brindar soluciones a las problemáticas y necesidades de las obras civiles y viales.


Cómo seleccionar la solución ideal

La elección del sistema para estabilización de suelos o geosintético adecuado depende de muchos factores, como las características del suelo, las condiciones ambientales, el tipo y tamaño de la estructura a construir, el presupuesto disponible, los requerimientos de seguridad y los objetivos específicos del proyecto. Por lo tanto, es importante llevar a cabo un análisis completo de los factores que afectan la estabilidad del suelo y la construcción de la estructura antes de tomar una decisión sobre qué sistema utilizar, explica Brandon Solorzano Porras, encargado del departamento de Geosintéticos de Balbeck.


Es de suma importancia tomar en cuenta las funciones que se requiere que cumplan. Las funciones fundamentales se dividen en separación, estabilización (reforzamiento), filtración, drenaje, protección (disipación de energía) e impermeabilización, comentó Torres. Para seleccionar el sistema adecuado, es importante contar con la asesoría de expertos en el área de geotecnia o ingeniería civil que puedan realizar una evaluación detallada del sitio y las condiciones del suelo.



Estos expertos pueden realizar pruebas de laboratorio y de campo para determinar las propiedades del suelo y evaluar el potencial de falla en el sitio. También pueden proporcionar recomendaciones específicas sobre el tipo de sistema para estabilización de suelos o geosintético más adecuado para el proyecto en cuestión, ya sea, geomembrana, geotextil, geomalla, etc.


Principales desafíos de los geosintéticos y sistemas para estabilización

Para Villegas el principal desafío asociado al uso de los geosintéticos en la construcción es superar paradigmas sobre métodos tradicionales que no consideren la implementación de tecnologías modernas. Por otro lado, no solo se trata de usar geosintéticos sino de usarlos adecuadamente e instalarlos de la manera correcta, el tipo de geosintético impacta significativamente el desempeño obtenido. Asimismo, los adecuados procedimientos de instalación van a garantizar que se alcancen los beneficios que el material puede ofrecer.


Por otro lado, existe el reto de la investigación especializada la cual permite desarrollar experiencia y criterio local sobre los beneficios de los geosintéticos y que permiten establecer especificaciones locales. La investigación a escala natural es sumamente importante para calibrar los modelos de diseño, tal como lo indica la norma AASHTO R50 (Recommended Practice for Geosynthetic Reinforcement of the Aggregate Base Course of Flexible Pavement Structures), los estudios han demostrado el valor agregado de los geosintéticos en una estructura de pavimento, por ejemplo, pero estos beneficios no pueden ser derivados de forma teórica, por lo que se requieren secciones de prueba que permitan cuantificarlos.


Torres considera que el principal desafío de los geosintéticos es otorgar al suelo las funciones para las cuales se han proyectado, que en la mayoría de los casos se trata de aumentar su resistencia al corte, controlar las deformaciones y permitir la evacuación de las aguas subterráneas o la deshidratación de lodos, lo cual se logra a través de una adecuada elección del mismo y de la implementación de un adecuado proceso constructivo.



Bajo esta línea, Solorzano comenta que el desconocimiento del uso correcto de los sistemas, así como las condiciones climáticas y la falta de conocimientos técnicos y de maquinaria especializada para su instalación, son también algunos de los desafíos que se enfrentan a la hora de trabajar con estos sistemas y herramientas.


Tecnologías que destacan en el área

Los tres expertos concuerdan con que las tecnologías de geomembrana, geotextil, geomallas, geocompuestos, geotubos, geomantos, geoceldas y geoespumas son las principales que se observan en la actualidad. Agregando a esto, Torres destaca que las principales tecnologías se asocian al tipo de polímero o material que se utilice y su proceso de transformación, siendo el poliéster de alta tenacidad PET en la industria textil y el polietileno PP y el polipropileno en la industria de extrusión los principales.


Para Solorzano algunas de las principales ventajas de implementar estas tecnologías es la posibilidad de realizar el proyecto en un menor tiempo, ahorrar en los costos directos e indirectos, el alargamiento de la vida útil del proyecto y la reducción de la huella de carbono.



El impacto de la tecnología de geosintéticos es sin duda positivo y representa una ingeniería de valor ya que permite optimizar costos debido a que permiten disminuir los espesores de material granular selecto, reducir tiempos constructivos de rellenos, reducción de volúmenes de acarreo de material, disminución de huella de carbono en procesos constructivos, aumentar la capacidad estructural de rellenos y evitar fallas de servicio, explicó Villegas.


En general, los sistemas para estabilización de suelos y los geosintéticos son importantes para mejorar la seguridad, la eficiencia y la sostenibilidad de las infraestructuras y para proteger el medio ambiente. Por lo tanto, su uso se está volviendo cada vez más común en todo el mundo.


Comments


bottom of page