Arquitectas irlandesas reciben el premio Pritzker

Por: Malka Mekler

Con 42 años de trayectoria en la Calle Grafton, en el centro de Dublín, las arquitectas irlandesas Yvonne Farrell y Shelley McNamara continúan destacando y construyendo edificios en el barrio. Según lo descrito por el medio digital “El País”su arquitectura es capaz de atender a la vez a la construcción de la ciudad, las necesidades del usuario y a la cultural y economía local.

Las arquitectas describen su trabajo como un marco para la vida y su enfoque como humanista, atento a un tiempo al patrimonio, la tradición y las personas. Distanciadas de las modas y los centros de poder, las arquitectas defienden la arquitectura como un servicio a la humanidad se vieron sorprendidas al ser nominadas por primera vez para comisariar la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2018.

Le puede interesar: Premio Prix Versailles para arquitectos guatemaltecos

Recientemente se anunciaron los nominados para los Premios Pritzker 2020, a los cuales fueron nominadas. Ambas se suman a las tres únicas mujeres premiadas por este reconocimiento, Zaha Hadid, Kazuyo Sejima y Carme Pigem. El jurado de los premios defiende que ambas son “pioneras en un campo que ha sido tradicionalmente, y todavía es, una profesión dominada por los hombres”.


Farrell y McNamara son consideradas proyectistas modélicas, ambas se han preocupado más por construir espacios habitables y ciudades humanas que por formar un sello, desplegar una moda o impactar formalmente en una ciudad.

Entre sus proyectos reconocidos están los espacios de encuentro y descanso en el interior de edificios como la Facultad de Económicas Luigi Bocconi de Milán, la luz en ese vestíbulo, la relación con la naturaleza en la de Toulouse, la ventilación natural de la UTEC de Lima o las terrazas para los estudiantes en su última obra, la Universidad de Kingston. Todos estos revelan lo atentas que están en la construcción y defensa del espacio público.

Lea también: Nueva torre de OPPO en China la desarrollará Zaha Hadid Architects

Su defensa de una arquitectura arraigada y de una construcción semi-artesanal es prácticamente un posicionamiento político en un tiempo donde se construye con fecha de caducidad con materiales industriales. Sin embargo, esto las aleja a los profesionales de lo arquitectura y que no son capaces de brindar respuesta a las urgencias que exige la construcción actual.

Los diseños de ambas consideran a razones económicas, tradiciones y climas locales. Se podría decir que la arquitectura de Grafton Architects busca proteger a la ciudad y a los ciudadanos por encima de confrontar la complejidad del mundo.

Además: Automatización y domótica: Tendencias e innovaciones

#mujeres #PremioPritzker

Entradas Recientes

Ver todo