El turismo de nómadas digitales, ¿Cómo afecta a la construcción?



Por: Gastón Oppel

El home office ha sido una grata novedad para los empleados de la mayoría de las industrias. La modalidad laboral que, a pesar de ser preexistente a la pandemia, se tornó casi en una obligación a partir del covid-19, fue bien recibida por los trabajadores. Según un informe de Microsoft en 2021, hasta un 73% de los colaboradores preferían que continúe la flexibilidad del teletrabajo.


La posibilidad de compartir más tiempo con la familia, evitar pérdidas de tiempo en el camino hacia la oficina, entre otras ventajas, han decantado los deseos de los individuos hacia el trabajo remoto. Sin embargo, también hay quienes aprovecharon este nuevo método para conocer el mundo, sin necesidad de radicarse en un lugar específico. Estos son los nómadas digitales, una tendencia que se debe seguir muy de cerca, ya que para el 2025 se espera que un 44% de la fuerza laboral trabaje fuera de las oficinas, de acuerdo con el Foro Económico Mundial.


Estos nuevos hábitos de trabajo no solamente han cambiado la concepción de vida de muchas personas, sino que también ha invitado a los constructores a pensar en nuevos espacios que sean amigables para aquellos que no tengan la necesidad de dirigirse hacia las oficinas, o quienes van a las oficinas de manera esporádica.

Las necesidades de los nómadas digitales

A la hora de diseñar una oficina en casa, Melissa Bent Gómez, diseñadora de interiores en Melissa Bent Gómez Design, sugiere tener en cuenta los siguientes puntos:

Le puede interesar: Costa Rica: MOPT invierte US$170 mil en San Rafael de Heredia

  • Elegir un espacio de trabajo concreto, preferiblemente un área cerrada, alejado de distracciones como el televisor, zonas comunes o de paso.

  • Mantener un confort acústico. Existen en el mercado diversos paneles decorativos que no sólo son estéticos, sino que amortiguan el ruido. Evita el vidrio y el metal en el mobiliario ya que las ondas sonoras rebotan en su superficie.

Por otro lado, existen empresas multinacionales que brindan la opción de ir a la oficina en otros países, o también simplemente aquellos que prefieren no estar solos y se dirigen hacia espacios de coworking. María de Fátima Araya, líder de diseño y construcción de Claro Nicaragua, comenta que “muchas empresas decidieron implementar diseños que lograran generar un mejor ambiente laboral, incluso incluyendo áreas de recreación”. Es decir, que no solamente han cambiado las necesidades dentro de los hogares, sino que también fuera de ellos.


En estos casos, para trabajar de forma 100% adecuada, es necesario contar salas de reuniones, sistemas informáticos y espacios ergonómicos, cada uno diseñado la comodidad y confort de este tipo de rubro de trabajo.


Mobiliario adecuado para un trabajo más cómodo

Un asunto indispensable a tener en cuenta a la hora de diseñar unidades habitacionales será contar con uno o varios espacios de oficina, no una habitación que convirtamos en oficina, sino un espacio pensado desde la concepción del edificio para esta tarea.

“Se debe elegir el escritorio y la silla adecuados para tu oficina en casa. Seleccionar un escritorio que sea lo suficientemente ancho para una computadora y otros objetos para poder realizar de manera eficiente el trabajo. Esto podría ser una bandeja de entrada, materiales de referencia o un espacio para tomar notas”, explica Araya.

Lea: "Proyecto Kaminal 7 en Guatemala cuenta con una inversión de más de US$6 millones"

Las medidas recomendables de escritorios deben ser de un largo mínimo de 1,5 metros. A menos que el único implemento sea una computadora portátil, caso en el que se puede considerar un mínimo de 1,2 metros. La mayoría de las personas consideran entre 55 y 60 cm de ancho para un escritorio, es lo más confortable. En relación al material, las superficies de vidrio son más ruidosas, en ocasiones producen reflejos según su ubicación y mantienen una temperatura inferior, por ejemplo, a la madera. Además, el escritorio no debe ser muy alto, entre 70-75cm es un rango aceptable.


“La silla debe ser ergonómica, contar con apoyabrazos, respaldo con soporte lumbar y reposacabeza. Todos los componentes deben ser ajustables para mayor comodidad. Los archivadores, organizadores y tableros serán esenciales para mantener el orden”, sugiere Bent Gómez.


Iluminación, un factor indispensable

La iluminación desempeña un papel primordial en el diseño de cualquier espacio. “Ayudan a potenciar y remarcar los demás aspectos del diseño. La importancia de la iluminación en el entorno de trabajo no se reduce a un concepto estético; sino que su correcta elección e instalación puede prevenir problemas asociados a la salud, como la fatiga visual, e incluso puede tener un efecto positivo en la motivación y el estado de ánimo”, remarca Bent Gómez.


Lo que siempre hay que tener en cuenta es el nivel de la iluminación en función de la actividad; “La distribución de las luminarias para evitar deslumbramientos, ya sean directos o por reflejo; el ángulo de apantallamiento, y el tipo de luminaria, que determina el color de la luz y la reproducción cromática. De todo ello se concluye que, a la hora de diseñar la iluminación de una oficina, se debe de plantear la función que esta va a cumplir dentro de un espacio determinado”, concluye Araya.