top of page

Equidad de Género en la arquitectura

Se considera que no existen iniciativas suficientes en Costa Rica que promuevan la valoración y el reconocimiento del trabajo de las mujeres arquitectas y diseñadoras.


Por: Jessica García y Christine Durman, socias y codirectoras de Gensler Costa Rica


A finales de Marzo, un mes en el cual se conmemora el Día Internacional de la Mujer, reflexionamos sobre la lucha incansable de las mujeres por la igualdad y el reconocimiento de sus derechos en todo el mundo. En el ámbito de la arquitectura, las mujeres han tenido que superar múltiples obstáculos para lograr la equidad y el reconocimiento que merecen, aún cuando, su presencia y aporte en esta profesión son innegables.


¿Qué estamos haciendo como industria para lograr una mayor equidad de género? ¿Estamos tomando las acciones para reducir la brecha?


Desde el comienzo de la historia de la arquitectura, la lucha por la equidad en la industria ha estado presente. Durante mucho tiempo, fueron excluidas de la educación formal, lo que limitó su acceso a la profesión. Sin embargo, a lo largo del siglo XX, muchas mujeres comenzaron a estudiar arquitectura y a ejercer la profesión, aunque a menudo se enfrentaban con barreras para alcanzar el éxito y reconocimiento.


A pesar de que mujeres arquitectas exitosas han logrado posicionarse en la industria, todavía hay un largo camino por recorrer para conseguir igualdad e inclusión en la profesión. Aún nos enfrentamos a importantes desafíos en términos de discriminación de género y falta de representación en la arquitectura.



Según datos del Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos de Costa Rica (CFIA), el 77% de sus afiliados son hombres y el 23% mujeres. Es decir que, de cada 10 profesionales en ingeniería, arquitectura y otras carreras relacionadas, 7 son hombres y 3 mujeres. Esta cifra confirma que sigue existiendo una brecha significativa entre hombres y mujeres que trabajan en esta industria.


El papel de las mujeres en la arquitectura de Costa Rica es poco reconocido y divulgado. Esto se evidencia en la escasa información disponible sobre arquitectas y en la dificultad de acceder al material existente. Asimismo, se considera que no existen iniciativas suficientes en el país que promuevan la valoración y el reconocimiento del trabajo de las mujeres arquitectas y diseñadoras, lo que limita su visibilidad en la industria y perpetúa la desigualdad de género en este campo. Es por esta razón que es fundamental fomentar la visibilidad y el reconocimiento de su trabajo para alcanzar una representación equitativa en la industria.



¿Por qué no nos hemos enfocado como industria en el crecimiento de las mujeres en nuestra profesión como tantas otras industrias lo han hecho?


La igualdad de género es un elemento clave para el desarrollo económico y la prosperidad. Las mujeres son una fuerza laboral fundamental y su contribución es crucial para el desarrollo económico sostenible. En Costa Rica, la tasa de participación laboral de las mujeres es del 40.1%, según datos del INEC 2021. A pesar de que ha habido avances significativos en la inclusión de las mujeres en la economía, aún existen barreras que limitan su participación plena y equitativa. Si se logra eliminar estas barreras y se brindara igualdad de oportunidades a las mujeres, su participación en la economía podría ser un motor para el crecimiento económico y la prosperidad del país.


¿Qué podemos hacer para cambiar esto?


Como socias y codirectoras de una firma de arquitectura global que se ha destacado por su compromiso con la equidad de género en la industria, estamos conscientes que es fundamental abogar por la igualdad de oportunidades y la equidad de género en la industria. Es nuestro deber enfocar nuestras estrategias en desarrollar esfuerzos concretos para impactar al gremio. Identificamos los siguientes temas como prioritarios:



Educación como pieza clave de un compromiso a futuro


La educación de las mujeres en arquitectura es una pieza fundamental para garantizar que se les brinde igual acceso y oportunidades que a los hombres. Esto conlleva la responsabilidad de garantizar que las escuelas de arquitectura se comprometan con la equidad de género y la inclusión, y que se ofrezcan a las mujeres las mismas oportunidades de obtener becas y subvenciones que a los hombres. De esta forma, se promueve la igualdad de oportunidades para todas las personas interesadas en estudiar arquitectura, independientemente de su género, y se garantiza una representación más equitativa en la industria en el futuro.


En Gensler hemos llevado esta premisa hacia programas de mentoría para mujeres estudiantes de arquitectura y diseño en la región, brindando un fortalecimiento de habilidades blandas, técnicas y oportunidades para una mejor inserción laboral, crecimiento profesional y conexión con líderes y expertos en la industria.


Brecha salarial


Es esencial fomentar la equiparación de salarios y opciones laborales para las mujeres en el campo de la arquitectura. Este objetivo implica asegurar que las mujeres reciban una remuneración igualitaria por trabajos equiparables a los de los hombres, y que disfruten de las mismas perspectivas de progreso y desarrollo profesional.


Aparte de las políticas de remuneración equitativa, nuestro compromiso con nuestras colaboradoras es promover la igualdad de oportunidades por medio de nuestro programa de desarrollo personal. Bajo los principios básicos de Art Gensler que nos guían con una base sólida de valores, promovemos la igualdad de oportunidades y la inclusión de todas las voces en la toma de decisiones.



Promoción de políticas de liderazgo


El liderazgo es un aspecto crítico para el crecimiento y empoderamiento de las mujeres. Adquirir habilidades de liderazgo les permite desarrollar su capacidad para inspirar y motivar a otros, tomar decisiones efectivas y trabajar de forma colaborativa. Es importante fomentar esta representación de las mujeres en cargos de liderazgo, para que puedan tener un impacto en la dirección de la profesión y servir como modelos a seguir para las futuras generaciones.


Cumplir con una cuota de mujeres en una organización para alcanzar la equidad no es suficiente. Para lograrlo, verdaderamente debemos promover políticas y prácticas que fomenten la inclusión y la diversidad, y que se valoren las diferencias y las perspectivas únicas de cada individuo. Como resultado, dando más oportunidades a las mujeres a asumir roles de liderazgo en las empresas y aumentando la representación de género.


Dentro de la firma, nos enfocamos en sentar un precedente para nuestras colaboradoras mujeres. Ofrecemos capacitación y talleres sobre temas de equidad de género en la industria de la arquitectura porque entendemos que parte de la solución es abordar y superar barreras estructurales, culturales y sistemáticas que impiden que todas las personas tengan igualdad de oportunidades y acceso a recursos para desarrollarse en su carrera profesional.


Esfuerzos pequeños pero sólidos


Reconocemos que aún nos falta mucho por hacer, parte de los objetivos que nos hemos propuesto es acercarnos a empresas y organizaciones que nos apoyan, educan y comprometen con la equidad de género. Entre ellas podemos mencionar la Alianza para el Desarrollo (AED), CINDE, Rocket Girls, y LeanIn; quienes han sido socias en nuestras iniciativas y asesoras en el proceso. En alianza, somos más fuertes y nuestro impacto más grande.


Para apoyar a las mujeres en la arquitectura y fomentar la igualdad y la inclusión en la profesión, es importante tomar medidas concretas en áreas como la educación, la igualdad de remuneración y oportunidades de empleo, la representación en cargos de liderazgo, la creación de redes y comunidades, y la promoción de la visibilidad y el reconocimiento. Al tomar estas medidas, podemos ayudar a garantizar que la arquitectura sea una profesión verdaderamente inclusiva y diversa para todas las personas, independientemente de su género.


Comments


bottom of page