top of page

Movilidad: Estudios indican que aumentaron estructuras para bicicletas en países desarrollados

  • La tendencia general indica un mayor interés y adopción de la bicicleta como principal medio de transporte.




Con los protocolos de distanciamiento social durante la pandemia, las actividades al aire libre como montar en bicicleta se convirtieron en una forma popular y relativamente segura de escapar del aislamiento.


En consecuencia, las ciudades de todo el mundo han estado desarrollando carriles para bicicletas e infraestructuras con una urgencia renovada desde 2020. Los investigadores en planificación urbana global Ralph Buehler, de Virginia Tech, y John Bucher, de la Universidad de Rutgers, realizaron estudios de casos sobre más de una docena de ciudades y sus esfuerzos por mejorar la infraestructura ciclista y la seguridad durante la pandemia.


Montreal, líder mundial en infraestructuras favorables al uso de la bicicleta, amplió sus redes ciclistas más que ninguna otra ciudad norteamericana examinada, mientras que en Londres, París y Bruselas avanzaron considerablemente en la mejora de las infraestructuras ciclistas.



Según Buehler, se está produciendo un importante cambio de paradigma en la planificación, la política y la ingeniería del transporte. Durante casi un siglo se ha dado prioridad a la conducción, que las ciudades hacían rápida y cómoda. Ahora, las zonas urbanas reclaman parte de ese espacio y lo destinan a las bicicletas.


La motivación de muchas personas para pasar del coche a la bicicleta no es sólo la comodidad y la mejora de la seguridad, sino también la preocupación por el medio ambiente. Además, la bicicleta reduce drásticamente las emisiones de carbono y la contaminación, contribuyendo así a la lucha contra el cambio climático.


Las ciudades que han realizado los esfuerzos más ambiciosos para fomentar el uso de la bicicleta durante la pandemia son Washington D.C., Montreal, Austin, Bogotá y varias ciudades de Europa Occidental, como París, Londres, Berlín y Bruselas. Estas ciudades han ampliado sus redes ciclistas, introducido sistemas de bicicletas compartidas y aplicado medidas de seguridad para animar a más gente a adoptar la bicicleta.



En algunos casos, las ciudades han experimentado un aumento significativo del uso de la bicicleta como resultado de sus esfuerzos. Por ejemplo, París experimentó un aumento del 60% en el uso de la bicicleta en 2020-2021, mientras que Londres duplicó con creces sus carriles bici protegidos durante la pandemia.


Sin embargo, no todas las ciudades han mantenido estos avances, y algunas han observado descensos en las tasas de uso de la bicicleta tras los repuntes iniciales. A pesar del éxito variable de las iniciativas ciclistas en las distintas ciudades, la tendencia general indica un mayor interés y adopción de la bicicleta como principal medio de transporte.


Con una inversión continua en infraestructuras ciclistas, seguridad y accesibilidad, las ciudades de todo el mundo tienen el potencial de influir de forma duradera en los hábitos de transporte, mejorando tanto la salud pública como el medio ambiente en el proceso.

Comments


bottom of page